Llamanos
Whatsapp

Recomendaciones claves para seleccionar y prolongar la vida útil de la carrocería de un vehículo de trabajo

Escoger el material ideal según el tipo de carga y darle mantenimiento adecuado ayudan a evitar una rápida depreciación del activo.

Mantener en buen estado la carrocería de un vehículo comercial y lograr extender su vida útil es fundamental para el mantenimiento y cuidado de las flotillas. Un diseño de carrocería adecuado para el tipo de carga contribuye tanto con la eficiencia del camión como para evitar pérdidas o daños en la mercadería que se transporta.

“A la hora de elegir una carrocería para un vehículo comercial, lo primero que debe considerarse son las necesidades del tipo de producto que va a ser transportado. Es recomendable que el encargado de transportes de la empresa tenga comunicación directa con el fabricante de la carrocería, ya que así el diseño y los materiales que se elijan para su construcción, serán los más indicados” explicó Steven Ramírez, Director de Operaciones de Carrocerías AMRA.

Los aspectos básicosque deben tenerse en cuenta a la hora de elegir una carrocería son en primer lugar encontrar el balance entre un material liviano y resistente, pero que a la vez tenga la rigidez necesaria para que la carrocería pueda soportar la carga, sin robarle peso al camión. Esto puede lograrse con una mezcla de aluminio para los exteriores y un material galvanizado en las partes internas o bien piezas tipo Z para bajarle el peso a las estructuras de las paredes. Y el segundo aspecto a considerar se refiere al diseño exterior, con el cual debe optarse por un modelo aerodinámico, con formas cóncavas en las esquinas, para que el cajón pueda “cortar el viento” y que la movilización sea más eficiente. Esto evita que el vehículo se desgaste y que el consumo de gasolina sea mayor, optimizando así el nivel de desempeño.

Algunas otras consideraciones para la selección de la carrocería son:  

·      Debe tener una plataforma reforzada. 

·      Contar con una estructura y un marco trasero firmes, construidos con materiales originales, los de segunda mano presentan oxidación y pierden la rigidez. Si la rigidez no es la adecuada, los golpes dañarán más rápidamente la carrocería y los productos transportados no estarán bien protegidos.

·      El piso y las paredes interiores deben estar elaboradas con los soportes específicos de buena calidad.  Por ejemplo, para el forro de las láminas internas y externas, no debería usarse hierro ya que es muy pesado, idealmente se debe utilizar zinc mezclado con aluminio que logra un material rígido, que no se oxida tan rápido y que no se rompe tan fácilmente. Con respecto a la estructura del piso, lo principal, es que soporte el peso, por lo que se deben buscar estructuras de vigas y no adaptar piezas.

·      Se debe realizar un buen sellado exterior para evitar filtraciones de agua que es uno de los principales problemas que pueden presentarse.

·     Asegúrese de contar con la garantía y el respaldo del fabricante. Es ideal que la ensambladora cuente con una cartera de clientes importantes y que estén certificados por marcas reconocidas.

·      Consulte por la disponibilidad de repuestos y servicio, es importante que el proveedor cuente con un inventario de repuestos aun cuando ya haya pasado el tiempo de la garantía.

Vida útil y mantenimiento de la carrocería:

Cuidar la carrocería ayuda a que la depreciación del activo en general no sea tan grande. De acuerdo con el experto la vida útil de los camiones, dependerá del uso y del mantenimiento que se les de; en promedio debería mantenerse en buen estado de entre 5 a 8 años, después de ese tiempo la estructura se comienza a debilitar y su durabilidad dependerá enteramente del mantenimiento. Lo que más se deteriora por las lluvias, la exposición al sol, las temperaturas y los golpes, es la pintura.

El primer mantenimiento básico se recomienda, en promedio, entre los 7 a 10 meses después de haber empezado a utilizar la carrocería y debe incluir los siguientes aspectos:

–       Ajuste de puertas
–       Ajuste de anclaje del chasis
–       Revisión y cambio de los sellos externos del techo
–       Lubricación de visagras
–       Revisión de la instalación eléctrica
–       Pintura y limpieza
–       Cambio de empaques (cada 2 años)
–       Cambio de madera (2 veces al año, durante el primer año, y después cada 6 meses) Si se fuera a hacer algún cambio significativo en la carrocería ya existente debe tomarse en cuenta que siempre debe cumplir con las aprobaciones respecto a pesos y dimensiones, así como con la legislación de circulación.