Descubrir el camino que debés seguir no es una tarea fácil, encontrar el sentido del porqué hacés lo que hacés tampoco. Por eso en Isuzu nos propusimos inspirar a aquellos que persiguen con todas sus fuerzas un propósito, porque cuando encontrás uno, nada te podrá parar.


Conocé la historia de dos breteadores que pusieron en marcha su negocio y lograron encontrar en su pasión, su propósito.

¿Quién dice que no podés dedicarte a tu pasión? Un día Roberto decidió dar clases de ejercicios funcionales y tomó su D-Max, lo convirtió en un gimansio sobre ruedas y comenzó a hacer realidad su propósito. Conocé más de su historia.

Su meta era llevar a cada rincón el sabor de sus recetas, para eso Katherine acondicionó su Isuzu y ahora es su sueño hecho realidad. Te dejamos la historia acá para que te animés a cumplir tu propósito.